El amor es más grande que el miedo

Hoy, con este artículo, te invitaré a conocer una nueva visión que realmente puede cambiar tu forma de ver la vida, así sea en el rato que te demores leyendo esto, pero que puedes aplicar en cada decisión que tomes. Esto es una ventana a la felicidad, a dejar atrás los miedos, ya que recordemos que los miedos no están dentro de ti, los miedos están afuera.

Empieza haciéndote una pregunta ¿Vives tu día a día dependiendo de lo que pasa en tu exterior o en tu interior? Seguramente es la segunda opción, porque estamos condicionados a un sin fin de reglas culturalmente impuestas, que cada día están más arraigadas a nosotras y siempre están presentes en la forma en que llevamos la vida. Te invito a que recorramos juntas este camino de cambio y de verdades reveladoras. Te enseñaré tus miedos, la raíz de ese miedo y la manera en que puedes desaparecerlo.

 

                 

Podemos decir que el resumen de todos los miedos que tenemos cada uno de nosotros es el miedo a la desaprobación, y de ahí se despliegan muchas situaciones donde nosotros nos estamos esforzando constantemente en sentir que el otro me acepta y me aprueba, sin importar si sigues siendo fiel a lo que quieres, a tu opinión o a lo que te gusta.

Ahora te mostraré una lista de situaciones donde seguramente te sentirás identificada, pues todas las que le tememos a la desaprobación lo hemos hecho en alguna ocasión:

Cambiar de postura o de manera de pensar porque no están de acuerdo contigo

Suavizar un comentario para evitar el desagrado de los demás.

Halagar a otra persona para que te quiera

Sentirte triste porque alguien no está de acuerdo contigo

Ser excesivamente amable

En un restaurante, comerte un trozo de carne que no está hecho como lo pediste porque no le caerás bien al mesero si lo devuelves.

Decir cosas que no piensas para evitar que la gente no te quiera.

– Hacer cualquier cosa para disfrutar de la atención que recibes

Pedir permiso para hablar, o para comprar algo

Tratar de impresionar a los demás con tus conocimientos de algo que ignoras “pretendiendo” saberlo.

Debes saber que querer ser aprobada por otros no está mal, pues encontrar a alguien con cosas en común, que piensa como tú es reconfortante, pero esto se vuelve algo negativo para ti cuando se convierte en una necesidad, donde todo el tiempo buscas ser aceptada y que las personas estén de acuerdo contigo en tu forma de hablar, de pensar, de vestir, de actuar, esto se vuelve frustrante, porque ahí no estás viviendo para ti, sino para los otros.

 

                

 

¿Cómo puedo dejar de lado el miedo a la desaprobación?

Agradece a esa persona que te da su opinión y datos útiles para ti, así no estés de acuerdo con lo que dice.

Atrévete a buscar espacios donde tu opinión sea contraria a la de los demás y trabaja contigo misma para que esto no te moleste.

Rompe la cadena que conecta lo que los demás piensan, dicen y hacen y tu propia valoración de ti misma.

Pregúntate ¿me iría mejor si estuvieran de acuerdo conmigo? ¿Esto cambia algo?

Acepta el simple hecho de que mucha gente ni siquiera te comprenderá y que eso está bien.

Confía en ti misma cuando compres algo sin consultarle a alguien primero, porque estarás poniendo su opinión sobre la tuya

Recuerda amarte por encima del que sea, se fiel a ti, disfruta todo lo que te gusta como esa taza de Chocolyne a la hora que quieras, no tiene que ser por la mañana como dicen, atrévete a probar lo desconocido, busca tu seguridad interior, deja de lado la seguridad exterior y ¡se feliz! 

Cuéntame por las redes de qué otro tema te gustaría hablar

 

No hay comentarios
Post a Comment